Guardianas de la Tierra

CERRAR VER INFO

03 Sep 2020 in Galería, Guardianas

Autor : ArtsCollegium

La voz del territorio a través de las imágenes

A Principios del año 2.018 cuando llegamos por primera vez a las tierras altas de Guatavita, (población cercana a Bogotá, perteneciente al departamento de Cundinamarca) a unos 2.800  metros de altura sobre el nivel del mar, nos encontramos con un paisaje frondoso adornado de una exuberante vegetación, variadas especies animales y cristalinos manantiales de agua. Un lugar mágico, conocido gracias a la leyenda del Dorado y cuya protagonista es la Laguna de Guatavita. Sitio turístico al que diariamente llegan visitantes de muchas partes del mundo, y al que conquistadores españoles arribaron durante el colonialismo buscando el anhelado y nunca encontrado tesoro escondido en sus profundas aguas.

Cuna de los muiscas, que más allá del mítico tesoro, alberga otras maravillas representadas en riquezas naturales, animales y culturales.

A través de la fotografía como testigo, y gracias a la interacción con sus paisajes, sus habitantes y sus costumbres, descubrimos que hay un tesoro oculto entre las montañas, y que más allá de ser una leyenda como la del Dorado, representa una invaluable riqueza patrimonial. El gran valor de esos tesoros ocultos entre los cerros de Carbonera Alta, (Vereda que hace parte del municipio, cercana a la Laguna) se refleja en los rostros humildes de sus pobladores, marcados con las facciones del legado indígena, y en las manos curtidas por el trabajo en la tierra de sus hombres y sus mujeres que a la vez huelen a cocinas con aromas a leche, papa, habas, cebolla, maíz, y leña.

Esos tesoros imperceptibles para el distraído ojo humano, pero no para los curiosos y sensibles lentes de las cámaras con las que hacen clic niños, jóvenes y mujeres locales durante los talleres ofrecidos por la Fundación Arts Collegium, y que a través de las imágenes captadas, han evidenciado con orgullo y pertenencia el gran legado de las sabias pobladoras de Carbonera Alta y de sus saberes en oficios artesanales, labores de la agricultura, uso de plantas medicinales y especialmente en el conocimiento gastronómico tradicional poco valorado en nuestros días, esperamos que generen reflexión y promuevan acciones para su preservación.

La variedad de productos como los tubérculos, los granos, los lácteos, las frutas y las plantas medicinales, entre otros; que abundan en estas tierras frías y fértiles y que han hecho parte de las tradiciones y costumbres del territorio heredado por los muiscas, y su riqueza material e inmaterial expresada en esos saberes gastronómicos, y cuyas poseedoras son las madres y abuelas de la región, están desapareciendo junto con su voz, y con la única huella que deja la estela de humo saliendo de los fogones cuando cocinan sus cuchucos, sus mazamorras y sus cocidos.

Es así como la fotografía adquiere gran relevancia al visibilizar estos tesoros en extinción.

Las imágenes se convierten en restauradoras y protectoras de la memoria y la identidad del territorio; por ello la fotografía cumple una función de guardiana del patrimonio gastronómico, en unión con el llamado de quienes hacemos parte de la invaluable cultura andina.

Escrito por: Clara Inés Contreras

Las fotografías que conforman esta exposiciòn fueron tomadas en el marco del Programa Mensajeros de Vida y Conservación en el municipio de Guatavita- Vereda Carbonera Alta con el apoyo del Ministerio de Cultura PNCC y Conservación Internacional Colombia

Logo Mincultura PNG         

Comentar!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *