Olga Medina
Desde pequeña los gatos han ejercido una fascinación en mí, me identifico tanto con ellos que hasta siento que tengo cara de gato y nariz de gato, de hecho, me llaman gata desde niña.